Senderos de productividad

  • Acerca de SP

    SP es un espacio de encuentro de personas, organizaciones y asociaciones, interesadas en compartir conocimientos y experiencias que sirvan para profundizar en el desarrollo de su productividad personal.
    Lee más
  • Boletín de noticias

    Suscríbete
    Nombre:
    Apellidos:
    Correo-e:
  • Publicidad









  • Contenidos recientes

  • Comentarios recientes

  • EVENTOS

  • Octubre  2014
    Lu Ma Mi Ju Vi Do
       
      1 2 3 4 5
    6 7 8 9 10 11 12
    13 14 15 16 17 18 19
    20 21 22 23 24 25 26
    27 28 29 30 31  
  • Archivos

  • Contacto

  • Por que no puedes automotivarte – TEXTO

     

    Tu, yo – y todos los que conocemos – buscamos conseguir nuestras metas personales y laborales. Si además eres jefe o directivo tienes una responsabilidad adicional: facilitar que tus colaboradores consigan las suyas.

    Tu, yo – y todos los que conocemos – sabíamos que la motivación es el propulsor eficaz para hacerlas realidad… hasta que apareció Morty Lefkoe, autor que sigo desde hace años.

    Morty acaba de escribir en su blog (http://www.mortylefkoe.com ) un artículo con el título que he tomado prestado, que él mismo califica de herético y que yo considero, como mínimo, provocador [...]

    He conseguido su permiso para traducirlo y publicarlo (todo el texto entrecomillado) porque creo que puede provocar tu reflexión sobre este asunto clave en el liderazgo de uno mismo y en el de otros, es decir, en tu productividad o resultados que consigues.

    ——–

    “¿Has tratado alguna vez de automotivarte para hacer algo?… ¿Qué sucedió? Si eres una persona corriente, la motivación puede que te haya dado resultado durante algún tiempo pero, probablemente, no duró y dejó de funcionar más pronto que tarde. ¿Te preguntaste entonces: qué me pasa? ¿Por qué soy incapaz de motivarme para hacer las cosas que realmente quiero hacer?

    Me gustaría presentarte una noción herética acerca de la motivación: No es culpa tuya si eres incapaz de automotivarte. La motivación es un concepto falso porque de hecho no puede funcionar a largo plazo.

    ¿Qué es la motivación?

    Empecemos definiendo motivación. Aquí tienes tres definiciones que encontré en Internet:

    1. Proporcionar una razón para actuar de una determinada forma.

    2. Razón o razones que uno tiene para actuar o comportarse de una manera particular.

    3. El proceso que inicia, guía y mantiene conductas orientadas a la consecución de una meta. Motivación es lo que causa nuestro actuar, sea tomar un vaso de agua para reducir nuestra sed o leer un libro para incrementar nuestro conocimiento.

    Para empezar, la fuente principal de lo que las personas  hacen – y no hacen – son sus creencias, no sus “razones”, tanto las que se dan a sí mismos o las que les proporcionan otros. Más aún, “el proceso que inicia, guía y mantiene conductas orientadas a la meta” son las creencias, no lo que nos decimos a nosotros mismos o nos dicen otros. Finalmente, motivación no es el proceso que “provoca nuestro actuar”; nuestras creencias son la causa principal de nuestra conducta.

    A largo plazo no podemos ser motivados por otros para hacer algo mediante la promesa de recompensa o la amenaza de castigo. Si quieres hacer algo y la conducta necesaria es coherente con tus creencias, no necesitas motivación. Lo harás de forma natural. Si lo que quieres hacer (o lo que otros quieren que hagas) es incoherente con tus creencias, esas creencias superarán a tu motivación en el plazo largo.

    Si tienes alguna pregunta acerca de la impotencia de la motivación para promover conductas considera las decenas de miles de personas que cada año escuchan a sus médicos decirles que se morirán si no realizan ejercicio, cambian sus hábitos alimenticios, dejan de fumar, etc. – y que no modifican sus conductas. Casi todas esas personas quieren vivir, no quieren morir y, sin embargo, esas razones no les “motivan” – a un elevado porcentaje de ellas -  a realizar las acciones necesarias para continuar viviendo.

    ¿Cómo conseguir hacer lo que necesitas o quieres hacer?

    Si no estás haciendo lo que quieres hacer, no intentes automotivarte. Si lo haces, generalmente, sentirás ansiedad, que es lo que te impide actuar. Así que la pregunta es: ¿qué es lo que crees que causa que sientas ansiedad para accionar?

    Algunas de las creencias más frecuentes que generan ansiedad son las equivocaciones y los fallos son malos, si me equivoco o fallo seré rechazado, lo que me hace bueno o importante es hacer las cosas perfectamente, lo que me hace bueno o importante es que la gente piense bien de mi, y muchas de las creencias nucleares de la autoestima, tales como no soy suficientemente bueno, soy inepto, no soy capaz y no soy competente.

    Estas son las creencias que generan la ansiedad que frecuentemente nos paraliza para accionar. Sí, con suficiente fuerza de voluntad puedes hacer algo en el corto plazo.

    Pero si tienes creencias como estas, la “motivación” (es decir, razones para accionar, sean amenazas o promesas) infrecuentemente será suficiente para evitarlas en el plazo largo. Por otra parte, si eliminas las creencias que obstaculizan tu accionar, la motivación dejará de ser necesaria.

    Disipa tu frustración y decepción

    Es realmente posible ser quien quieres ser, hacer lo que quieres hacer y tener lo que quieres tener. La vida no tiene que ser una serie de frustraciones y decepciones. Existen herramientas para eliminar tus obstáculos para conseguir la verdadera felicidad y satisfacción. No intentes automotivarte. Utiliza las herramientas que he mencionado y crea la vida que siempre has querido.

    La próxima vez que te observes evitando hacer algo que quieres  – o necesitas – hacer, no pierdas el tiempo intentando automotivarte. En lugar de eso observa si puedes contactar con la ansiedad que, probablemente, estás sintiendo y que es la fuente de tu impedimento para accionar. Y, entonces, pregúntate: ¿Cuál creo que es la fuente de este miedo?

    La mejor forma de identificar creencias es reconocer los pensamientos que acompañan la ansiedad.

    Cuando eliminas estas creencias, observa como la ansiedad desaparece. Y cuando se va notarás qué fácil es ser, hacer y tener lo que siempre has querido. Sin necesidad de motivación”.

     ————-

    Confío en que este enfoque te ayude a revisar e iluminar esa zona oscura que, prácticamente, todos habitamos en algunos momentos de nuestra vida.

    Si elijes ser “la persona que dice lo que quiere hacer… y lo hace” puedes necesitar el apoyo de Morty o de algún coach más cercano.

    “Vive como si fueras a morir mañana. Aprende como si fueras a vivir siempre”. – Gandhi

     

    Jaime Bacás para Senderos de Productividad

     

    febrero 26, 2013 | 4 Comentarios | |

    1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votos, media: 5 de 5)
    Loading ... Loading ...

    Comentarios

    4 Respuestas to “Por que no puedes automotivarte – TEXTO”

    1. Lorenzo Córdoba
      febrero 26th, 2013 @ 7:28 pm

      Hola Jaime.
      Este post ha sido como un tortazo en toda la cara (en el buen sentido) que me ha redirigido el pensamiento acerca de la importancia de la motivación, tanto hacia mí como hacia los demás.
      Te agradezco el esfuerzo de haber traducido y publicado este texto.
      Saludos !
      Lorenzo

    2. Mª Dolores Carbó
      febrero 27th, 2013 @ 11:58 am

      Hola Jaime,

      Me ha encantado este artículo. Te agradezco tu esfuerzo por acercarnos esta nueva visión de la motivación y especialmente la automotivación. Creo que dá directamente en el pulsador del “quiero” y desecha el “tengo que”.

      Aunque soy consciente de que es un proceso que requiere esfuerzo y perseverancia, creo que desde esta perspectiva se pueden conseguir grandes cosas.

      Un abrazo,

      Dolors (de Valencia)

    3. Daniel Grifol
      febrero 28th, 2013 @ 12:12 am

      Yo si creo que puedes (y debes) automotivarte. Muchas veces hacen falta más que buenos hábitos y buenas razones para hacer las cosas, y este algo es un impulso que solo puede salir de nosotros mismos.

      Está claro que no debe ser una fuente de energía en sí misma, pero si es imprescindible. Algo así como la electricidad para que funcione un motor de gasolina.

    4. Juan
      octubre 30th, 2013 @ 12:34 am

      “nuestras creencias son la causa principal de nuestra conducta”
      Me sentí hereje conforme fui leyendo el post, personalmente, para cultivar un hábito, llevo las cuentas del mismo, convenciéndome y creyendo que voy a dar cuenta de las actividades que hice o dejé de hacer. Finalmente suelo publicar algo de esos resultados en mi blog para reforzar ese pensamiento.
      Buen Artículo.

    Deja tu comentario






    Cerrar
    Enviar por Correo