Senderos de productividad

  • Acerca de SP

    SP es un espacio de encuentro de personas, organizaciones y asociaciones, interesadas en compartir conocimientos y experiencias que sirvan para profundizar en el desarrollo de su productividad personal.
    Lee más
  • Boletín de noticias

    Suscríbete
    Nombre:
    Apellidos:
    Correo-e:
  • Publicidad









  • Contenidos recientes

  • Comentarios recientes

  • EVENTOS

  • Mayo  2017
    Lu Ma Mi Ju Vi Do
       
    1 2 3 4 5 6 7
    8 9 10 11 12 13 14
    15 16 17 18 19 20 21
    22 23 24 25 26 27 28
    29 30 31  
  • Archivos

  • Contacto

  • Como conseguir alcanzar tus objetivos – TEXTO

    La razón principal por la que no alcanzas tus objetivos es porque procrastinas.

    Sin duda existen otras muchas razones pero en este artículo me enfocaré solo en esta. Describiré qué es, cómo funciona y te propondré un proceso (no una solución) para que puedas eliminarla o, al menos, debilitarla.

    Una película muy vista

    Empieza el día. Tienes claro cuáles son las “tareas” relevantes (principales) que quieres (o tienes que) hacer.
    Acaba el día. No sabes cómo pero no has ejecutado algunas de ellas y en su lugar has realizado otras que, ahora que las repasas, no eran tan relevantes.

    Este patrón se repite… continuamente. Entonces te das cuenta de que haces muchas cosas, trabajas duro, pero no alcanzas tus objetivos.

    ¿Por qué te pasa eso? ¿Por qué les pasa igual a tantos otros?

    ¿Qué es, exactamente, procrastinación?

    Procrastinar (del latín procrastinus) es posponer la ejecución de una tarea, actividad o decisión relevante y, en su lugar, ejecutar otra menos relevante.

    Relevante significa, aquí, importante, que aporta valor.

    ¿Sabías que nueve de cada diez personas procrastinamos algunas veces en algunos ámbitos de nuestra vida? La mayoría desconoce este concepto, que confunde con otros como, por ejemplo, vaguería, indolencia o una inefectiva gestión del tiempo.

    Lo preocupante es, sin embargo, que una de cada cuatro personas procrastina crónicamente, es decir, repetidamente. Estas personas cargan con dos problemas relacionados: baja productividad y baja autoestima.

    La procrastinación es un hábito muy complejo. Se han identificado más de doce tipos diferentes que requieren diferentes estrategias para minimizarla o erradicarla.

    ¿Cómo funciona?

    El proceso de la procrastinación ya es bien conocido:

    1) Me comprometo, ante otro o conmigo mismo, a realizar una tarea relevante (utilizaré la palabra tarea, aunque también se aplica a “tomar una decisión”) que quiero, o tengo que, hacer
    2) Cuando me dispongo a iniciarla “siento” una emoción “negativa” hacia esa tarea (aburrimiento, dificultad, complejidad, riesgo, etc.), suficientemente intensa como para “rechazar” su ejecución ahora
    3) Inmediatamente decido que no voy a realizarla “ahora” pero, simultáneamente, me prometo, “firmemente”, ejecutarla “después”, “más tarde” o “mañana”
    4) Inmediatamente “siento alivio” porque la emoción “negativa” desaparece al no verme, ya, enfrentado a su ejecución (el alivio actúa como “premio” a mi procrastinación y, así, “refuerzo” este hábito improductivo)
    5) Inmediatamente “encuentro” otra tarea (mucho menos relevante) e inicio su ejecución (al observarme “activo”, haciendo una tarea, “aplaco” a mi “fiscal interior” que me acusa de no cumplir mi promesa y de ejecutar una tarea que aporta menos valor)
    6) Al cabo de algún tiempo (variable) el “fiscal interior” hace oír, de nuevo, su voz, para señalar que la fecha límite de ejecución está aún más próxima. Así vuelvo a “sentirme” mal (peor) por haber procrastinado la tarea relevante. Soy consciente de que la acusación es pertinente y certera. Entonces empiezo a decirme cosas como “no tengo voluntad”, “soy un débil”, “no alcanzaré mis metas”, “qué pensarán de mi” etc. (mi autoestima decrece)
    7) Como no puedo, ni quiero, aceptar lo anterior, me prometo – otra vez – “firmemente” realizar la tarea relevante “ahora” o “mañana a las 9 h., sin falta”. Pero el proceso se repite (ver pasos 2 al 6) en espiral, unas cuantas veces o, incluso, indefinidamente (mi autoestima sigue decreciendo)

    Dos elementos claves

    No es difícil imaginar el sufrimiento del procrastinador crónico, que se enfrenta – una y otra vez – a una pelea de final repetido en la que es el perdedor.

    Habrás observado algunas de las características que lo hacen tan adictivo y difícil de superar. Me enfocaré sólo en dos de ellas: las “recompensas” y la “rapidez”.

    Procrastinación es el proceso completo, aunque el “acto” procrastinador, propiamente, tiene lugar en el paso 3º, cuando “sustituyo” la tarea relevante por la que lo es menos. El gran alivio que experimento – porque la emoción negativa se desvanece rápidamente – actúa en mi cerebro como recompensa o agente “reforzador” de la elección/decisión que acabo de tomar.
    Observa como la procrastinación es un hábito escapista, que te permite escapar de aquellas tareas que te producen emociones desagradables.

    La enorme rapidez con la que se desarrolla el proceso dificulta que tu consciencia intervenga con efectividad. Los pasos 2º á 5º suelen sucederse en décimas de segundo o poco más. Por eso tu intervención consciente tiene pocas posibilidades y, como sin darte cuenta, te involucras en la realización de tareas que aportan mucho menos valor.

    Saber – querer – hacer

    Para conseguir el resultado que has planificado para hoy necesitas los tres “requisitos” anteriores.

    Para saber cómo se desarrolla tu hábito procrastinador concreto necesitas “observarlo” como un observador “externo”, desapegadamente, y sin la menor intención de combatirlo. Tu misión aquí es – sólo – conocerlo en detalle.

    Cada vez que aparezca pulsa pausa y repasa con detalle lo que ha sucedido. Te invito a utilizar la herramienta de Exploración de procrastinación. Utilízala repetidamente para afinar o precisar la información que necesitas.

    También pueden ayudarte estas otras dos herramientas: Diario de Procrastinación y Film de procrastinación.

    Para querer necesitas comprometerte con el logro. Querer no es desear. Querer incluye un acto de voluntad por tu parte. Querer significa conocer y aceptar el precio que vas a pagar. ¿Tienes claro cual es ese precio o sacrificio? ¿Estás dispuesto a pagarlo?

    Muchas personas fracasan en sus logros por saltarse este paso. No se han dado cuenta de que siempre hay que pagar un precio y que, por tanto, es preciso contestar las dos preguntas anteriores. Así les sucede que cuando llega el momento de pagarlo (en el paso siguiente, hacer) les pilla desprevenidos y pretenden avanzar y colarse sin pagar. El resultado ya conoces cuál es: no lo hacen.

    Hacer significa accionar lo que quiero y sé. En esta fase puede ayudarte esta otra herramienta de los trece minutos.

    No pretendas intentar cambiar este hábito tan complejamente “cableado” en tu cerebro en una semana. Más te vale armarte de paciencia y elegir el avance pasito a pasito. La estrategia “lento pero seguro” es la más eficaz. Considera que las probabilidades de recaída – cuando crees que ya lo has superado – son muy elevadas con la procrastinación.

    Las buenas noticias son que todo hábito, este también, puede cambiarse de la misma manera que se formó, es decir, repitiendo otra conducta alternativa unas cuantas veces.

    Tu puedes eliminar o minimizar tu hábito procrastinador para vivir una vida en la que consigues las metas que has establecido y, además, sentir una gran autoestima.

    Puedes encontrar más información y recursos aquí.

    Me despido de ti con esta poderosa cita de un gran hombre al que admiro, Zig Ziglar, que nos dejó la semana pasada: “Puedes conseguir todo lo que quieras en esta vida, solamente con ayudar a otros lo suficiente para que consigan lo que ellos quieren.”

    Jaime Bacás para Senderos de Productividad

    diciembre 2, 2012 | 2 Comentarios | |

    1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (5 votos, media: 4.4 de 5)
    Loading ... Loading ...

    Comentarios

    2 Respuestas to “Como conseguir alcanzar tus objetivos – TEXTO”

    1. Sergi Ollé
      diciembre 4th, 2012 @ 2:24 pm

      Como siempre un artículo genial. Gracias!

    2. Mercedes Valladares Pineda
      diciembre 11th, 2012 @ 8:24 pm

      Hola Jaime:

      Voy a compartir tu artículo en mi grupo de linkedin: Spanish Leadership en Gestión de Recursos Humanos.

      Un saludo,

    Deja tu comentario






    Cerrar
    Enviar por Correo