Senderos de productividad

  • Acerca de SP

    SP es un espacio de encuentro de personas, organizaciones y asociaciones, interesadas en compartir conocimientos y experiencias que sirvan para profundizar en el desarrollo de su productividad personal.
    Lee más
  • Boletín de noticias

    Suscríbete
    Nombre:
    Apellidos:
    Correo-e:
  • Publicidad









  • Contenidos recientes

  • Comentarios recientes

  • EVENTOS

  • Agosto  2017
    Lu Ma Mi Ju Vi Do
       
      1 2 3 4 5 6
    7 8 9 10 11 12 13
    14 15 16 17 18 19 20
    21 22 23 24 25 26 27
    28 29 30 31  
  • Archivos

  • Contacto

  • Pregunta por la solucion, no el problema – TEXTO

     

    Los jefes que entienden que su función principal es desarrollar a sus colaboradores para que consigan sus objetivos, tienen bien desarrollada su habilidad de preguntar.

    Esos jefes ya han aprendido que dar soluciones a los problemas que les traen sus colaboradores es una forma segura de bloquear su desarrollo. Por eso han aprendido a contestarles con preguntas [...]

     

    La mejor respuesta es, siempre, una buena pregunta

    Llegar a aceptar y, sobre todo, practicar este titular representa para muchos un largo y tortuoso camino, al final del cual llegas a escuchar la respuesta o solución al problema de tu colaborador de sus propios labios.

    La pregunta es el mejor regalo que le puedes hacer a tu colaborador, porque incrementa su nivel de conciencia, desafiando sus suposiciones y conductas, al tiempo que descubre nuevas respuestas y opciones.

    También le regalas la posibilidad de convertirse en el autor o dueño cuando le das el poder de encontrar su solución.

    La pregunta persuade a decidir y ejecutar acciones que, si fueran dichas por ti, podrían encontrar una resistencia notable. Las preguntas ayudan a las personas a encontrar nuevas posibilidades, sin que sientan que tratas de cambiarles o convencerles.

    La pregunta transmite libertad de elección frente a la orden, que la restringe.

     

    No es fácil hacer buenas preguntas

    La gran mayoría de nosotros estamos convencidos de que preguntar es sencillo, o sea, que no es algo que nos haga falta aprender.

    Cuando nos damos cuenta –por los resultados que obtenemos – que no hemos sido capaces de formular preguntas efectivas y poderosas, solemos abandonar esta estrategia y volvemos a lo que es más fácil (y rápido) para nosotros: dar soluciones.

    Más adelante nos quejaremos de la falta de capacidad de nuestros colaboradores o de su poca involucración y motivación. Y evitaremos, con esmero, la dolorosa verdad: que la valía de nuestros colaboradores es, ni más ni menos, nuestra valía como jefes.

    Hay dos tipos de preguntas dependiendo de su enfoque, las enfocadas hacia el problema y las que lo están hacia la solución. Y las malas noticias son, como ya te imaginas, que practicamos mucho más las primeras que las segundas.

     

    Preguntas enfocadas a la solución

    La pregunta sirve para descubrir nuevas posibilidades y disparar el cambio, por eso es importante la forma y las palabras que eliges para formularla.

    El tipo de “jefe solucionador de problemas” ha desarrollado una tendencia a formular preguntas orientadas al problema: ¿Por qué no puedes hacerlo bien? ¿Por qué siempre te pasa lo mismo? ¿Por qué llegas tarde casi todos días?…

    Son preguntas que se enfocan en el problema: eso que no haces bien, tu impuntualidad…

    Las respuestas, y las conversaciones que se derivan, de ese tipo de preguntas pivotan en la búsqueda de evidencias de lo que ha funcionado mal y de la incapacidad o impericia del colaborador y, a veces, de nuestro deseo más o menos consciente de confirmar nuestras opiniones y creencias respecto de nuestros colaboradores: “¿no ves como tengo razón?”.

    Podrás sospechar que estás usando  ese tipo de preguntas si empiezan con un ¿por qué…? El por qué dirige al pasado para buscar la explicación de lo que pasó.

    Por el contrario, cuando construyes y regalas preguntas enfocadas a la solución estás ayudando a tu colaborador a avanzar, propulsándole hacia la exploración de posibilidades y resultados positivos, en vez de mantenerle enfangado en los problemas del pasado.

    Recuerda que los problemas viven en el pasado y las soluciones viven en el futuro. Cada momento que elijas vivir en el pasado es un momento que dejas de vivir en el futuro.

    Observa la diferencia cuando reformulas las preguntas anteriores orientadas al problema, por otras equivalentes enfocadas a la solución, como por ejemplo: ¿qué (recursos, acciones, estrategia…) necesitas para tener éxito? ¿Qué necesitas hacer o cambiar para evitar que vuelva a suceder eso de nuevo y, así, conseguir el rendimiento o resultado que tu eres capaz de conseguir? ¿Qué podrías modificar para asegurar que controlas tus acciones y te adueñas de tu agenda, y de esa forma cumples con puntualidad tus compromisos y citas?

    ¿Cómo te sientes formulando estas preguntas? ¿Cómo crees que se siente tu colaborador cuando las escucha? ¿No crees que el uso continuado de este tipo de preguntas facilitará su desarrollo, autonomía, proactividad y, finalmente, mejores resultados?

    ¿Qué crees que necesitas para empezar a formular preguntas enfocadas en la solución y convertirte en el jefe efectivo que eres capaz de ser?

     

    “Una persona adorable vive en un entorno adorable. Una persona hostil vive en un entorno hostil. Cada uno que te encuentras es tu espejo”. — Ken Keyes

     

    Jaime Bacás para Senderos de Productividad

    febrero 8, 2011 | 1 Comentario | |

    1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votos, media: 5 de 5)
    Loading ... Loading ...

    Comentarios

    Una respuesta to “Pregunta por la solucion, no el problema – TEXTO”

    1. Beti Sapiña
      febrero 11th, 2011 @ 9:29 pm

      Gracias Jaime, como siempre parece que tus mensajes llegan en el momento en que los necesito. Justamente hoy he estado trabajando esto con unos clientes. Realmente les es díficil porque no nos han educado ni para escuchar ni mucho menos para hacer preguntas.
      Un saludo

    Deja tu comentario






    Cerrar
    Enviar por Correo